Cambio climático
y bosques

El cambio climático es la alteración del clima, causado principalmente por el aumento de Gases de Efecto Invernadero (GEI) en la atmósfera, derivado de las actividades humanas.
Los GEI, como el CO2 –dióxido de carbono– son gases que están en la atmósfera y retienen la energía del sol, esto hace que suba la temperatura promedio del planeta. El CO2 es uno de los principales GEI que contribuyen al cambio climático.
Algunos efectos del cambio climático son las sequías prolongadas, huracanes con mayor intensidad y las lluvias fuera de temporada.
Cabe resaltar, que el Gobierno se comprometió a mitigar y adaptarse a los efectos del cambio climático con las Contribuciones Nacionalmente Determinadas (NDC, por sus siglas en inglés) cubriendo gases de efecto invernadero y carbono negro. El NDC de México tiene dos componentes, uno de mitigación y otro de adaptación, específicamente el país se compromete a reducir de manera no condicionada (se refieren a aquellas que el país puede solventar con sus propios recursos) el 25% de sus emisiones de gases de efecto invernadero y de contaminantes climáticos de vida corta al año 2030. Este compromiso implica una reducción de gases de efecto invernadero no condicionada de 22% a 2030.

La importancia de los bosques ante el cambio climático

Los bosques son uno de los principales almacenes de carbono del mundo. Se calcula que más de la mitad de los bosques originales se han perdido, y la deforestación aún continúa. Las plantas capturan el gas dióxido de carbono (CO2) de la atmósfera a través de la fotosíntesis y almacenan el carbono en sus tejidos (ramas, tallo, hojas…) liberando oxígeno.

Cuando perdemos los bosques por deforestación y degradación, una gran parte del carbono que se había almacenado en ellos vuelve a la atmósfera en forma de CO2, aumentando los efectos del cambio climático.